VILLA MONTES ENTRE LAS NUEVE CIUDADES BOLIVIANAS QUE LOGRAN REDUCIR CONTAMINACIÓN DE LA BASURA

Un informe de helvetas swiss intercooperation señala que también hubo cambio de actitud de autoridades y de la población: la gente separa la basura, reutiliza y cuida el alcantarillado.

En el periodo 2014-2017 nueve poblaciones pequeñas o ciudades intermedias del país en igual número de municipios del país lograron “niveles interesantes” en la sostenibilidad integral o dicho de otro modo disminuyeron la contaminación ambiental provocada por la basura.

Los nueve municipios que lograron la sostenibilidad integral, son: Arbieto, Capinota, Cliza, Punata y Tolata, todas en Cochabamba; Macharatí y Muyupampa, las de Chuquisaca; Villa Montes en el departamento de Tarija y Villazón, de Potosí.

El proyecto respaldó con éxito la búsqueda de soluciones regionales e intermunicipales. Facilitó, entre otros, el desarrollo de la visión y las líneas estratégicas de la Mancomunidad de Valle Alto para la gestión integral de los residuos sólidos, así como un acuerdo entre los municipios de Villa Montes y Macharetí para el uso del relleno sanitario Villa Montes. Se espera que en el futuro soluciones eficientes como éstas se puedan seguir desarrollando en el país, a partir de dichas experiencias. Algunos datos indican la pertinencia de este proyecto, que concluyó su primera etapa, muestran que el 90% de los residuos son depositados en botaderos a cielo abierto.

El proyecto ha alcanzado sus metas de corresponsabilidad en la gestión ambiental mediante mecanismos innovadores de comunicación/educación ambiental, que se reflejan en la acción de autoridades y técnicos municipales, empresas prestadoras de servicios, organizaciones sociales y vecinales, comunidades escolares, vendedores de mercados, y principalmente de las familias.

La corresponsabilidad es entendida como la responsabilidad compartida entre dos o más personas, pero dependiendo del rol que se ejerza en la sociedad puede recaer más en unos que en otros, por ejemplo, en autoridades. De la población se esperaba el cumplimiento de prácticas ambientales y en esta fase de proyecto se priorizó la separación y el aprovechamiento de los residuos mediante la metodología de cambio de comportamiento denominado Ranas.