DECRETO: CONOZCA EL PROCEDIMIENTO DE CREMACIÓN PARA CASOS DE COVID-19

El Gobierno aprobó este martes el Decreto Supremo 4228, que dispone las medidas y procedimientos excepcionales, durante la vigencia de la emergencia sanitaria nacional, para la inhumación y/o cremación de fallecidos bolivianos y extranjeros por coronavirus (Covid-19) en territorio nacional, con el fin de mitigar su propagación.

En la parte del considerando, del documento oficial, señala que “la evolución de la epidemia del coronavirus en Bolivia ha supuesto un importante incremento de fallecidos por esta enfermedad, lo que exige la adopción de medidas excepcionales para evitar su propagación y contagio en el manejo y disposición de cadáveres”.

A continuación les presentamos una parte del contenido del Decreto 4228:

Disposición 1. Señala que la norma tiene alcance a todos los fallecimientos a causa del covid-19 en territorio nacional y que se incluye en la cadena sanitaria a todos los que dan los servicios funerarios y de cementerios.

Disposición 2. Sobre las medidas de protección del personal de salud, servicios funerarios y cementerios, se establece que las entidades a cargo de ese personal deben proporcionar a su personal equipos de bioseguridad para el tratamiento de los cadáveres de las personas fallecidas por el virus.

En el caso del personal de salud y de servicios funerarios con síntomas respiratorios o con riesgos asociados (mayores de 60 años, embarazadas, enfermedades de base y comorbilidad) no podrán realizar procedimientos relacionados con el manejo y disposición de cadáveres o toma de muestras de casos sospechosos o confirmados, dispone.

Disposición 3. En el caso de fallecidos en centros de salud, en domicilios o en vía pública por circunstancias fortuitas, sólo el personal autorizado del Servicio Departamental de Salud (Sedes) en coordinación con la Policía efectuarán el levantamiento del cadáver, de acuerdo a los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud.

Disposición 4. Especifica que los familiares se encargarán de contratar los servicios funerarios para la inhumación y/o cremación de los fallecidos. En casos donde no se cuente con familiares que reclamen el cadáver, las alcaldías o autoridades indígenas se encargarán de la cremación del mismo.

Disposición 5. La inhumación debe realizarse en un plazo no mayor a 24 horas de retirado el cadáver del lugar del deceso o donde se haya realizado el levantamiento del mismo, conforme a protocolos establecidos por el Ministerio de Salud, para el cual sólo podrán asistir hasta un máximo de dos familiares y se podrá realizar el velatorio después de la cremación con la presencia de hasta máximo dos familiares.

Disposición 6. Entre las prohibiciones se señala que: queda prohibida la realización de práctica de tanatoestética (arreglo estético del difunto), intervenciones de tanatopraxia, ni intervenciones por motivos religiosos y/o culturales, que impliquen procedimientos invasivos en el cadáver o manipulación innecesaria.

También está prohibido cualquier tipo de velatorio; inhumación de los fallecidos en fosas comunes, salvo que el número de fallecidos por la epidemia sobrepase la capacidad de los cementerios. Tampoco se permite la conservación de cadáveres de personas fallecidas en ambientes fríos (gabinetes, cámaras mortuorias o frigoríficos), salvo que la capacidad de cremación se haya visto rebasada.

Disposición 7. Sobre los servicios funerarios y cementerios, establece que durante el periodo de vigencia del estado de emergencia sanitaria, todas las funerarias y cementerios deberán prestar sus servicios a los fallecidos por coronavirus, caso contrario serán pasibles a las sanciones de acuerdo a la normativa vigente. Además que el precio que cobran no podrán exceder a los establecidos, antes de la emergencia sanitaria. En caso de que los familiares no cuenten con los recursos para contratar los servicios funerarios y de cementerios, las alcaldías o autoridades indígenas se encargarán de los mismos.

Éstas dos últimas también deben controlar el funcionamiento de los servicios funerarios y de cementerios públicos y privados para inhumación y/o cremación de los fallecidos por coronavirus.

Disposición 8. En la norma señala que el Ministerio de Salud, en un plazo máximo de dos días hábiles, a partir de la publicación del presente Decreto Supremo, aprobará los protocolos para la cremación de los fallecidos por el virus, mediante resolución ministerial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *