GOBIERNO COMPRÓ RESPIRADORES EN BASE A LA PERTINENCIA PARA SALVAR VIDAS; BID CORROBORÓ CALIDAD Y TRANSPARENCIA DEL PROCESO

El Ministerio de Salud aseguró el domingo que se tomó la decisión de comprar 170 respiradores de la marca RESPIRA, de procedencia española, tomando en cuenta varias consideraciones, entre ellas, la pertinencia, ya que en la fase de la pandemia que atraviesa Bolivia, el equipo puede ser utilizado en un segmento importante de la población o en municipios que carecen de servicios de terapia intensiva y, a partir de una capacitación con especialistas, el personal médico podrá utilizarlos para salvar la vida de pacientes, hasta que sean transferidos a un hospital de tercer nivel y conectados a respiradores convencionales con la intervención de un médico intensivista.

Según un comunicado del Ministerio de Salud, se realizaron las gestiones para la adquisición de los 170 ventiladores, bajo la condición de entrega inmediata, por un costo de 27.683 dólares, a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), un organismo internacional que no objetó la compra, porque corroboró la calidad del producto y la transparencia en todo el proceso de adquisición.

«Bolivia está haciendo todos los esfuerzos necesarios para controlar la epidemia del coronavirus (COVID-19) de acuerdo a la evolución de la enfermedad. Desde el inicio de la pandemia en el país, se aplicaron las acciones de contención de casos a través de la cuarentena y las medidas básicas de prevención. Al incrementarse el contagio en la población apareció un mayor número de casos sospechosos, neumonías leves y moderadas. Al momento, los servicios de terapia intensiva disponibles en el país no han sido rebasados, salvo en los municipios de Trinidad y Santa Cruz», señala parte del comunicado del Ministerio de Salud.

Ese despacho explicó que, en base a la experiencia de otros países, está comprobado que esos equipos salvan vidas y pueden ser utilizados en emergencias y servicios de terapia intermedia en el primer y segundo nivel de atención o ante la falta de un respirador convencional.

Recordó que las unidades de terapia intensiva son utilizadas cuando los pacientes llegan al estado crítico, que es la etapa final de la enfermedad.

«La emergencia sanitaria mundial por el COVID-19 ha provocado una alta demanda de equipos e insumos médicos y una acelerada especulación de la oferta en el mercado internacional; Chile, por ejemplo, compró similares ventiladores portátiles a un precio unitario de 33.500 dólares, mientras que la empresa americana Spiro Wave comercializa, equipos análogos a los de la marca Respira, a un precio aproximado de 56.000 dólares por unidad, con entrega de 7 a 10 días», indicó el Ministerio de Salud.

En el caso de Brasil, sobre la especulación de que se adquirieron los mismos respiradores que Bolivia a un menor costo, el Ministerio de Salud aclaró que la empresa STEROS GPA INNOVATIVE S.L., dio a conocer que ni la empresa ni otro distribuidor autorizado o secundario de los dispositivos RESPIRA han efectuado una transacción, venta o instalación de los dispositivos RESPIRA en ese país.

El Gobierno boliviano realizó las gestiones para la adquisición de los 170 ventiladores, bajo la condición de entrega inmediata, por un costo de 27.683 dólares, a través del BID, cumpliendo los procedimientos de evaluación y adjudicación directa, enmarcados en el Decreto Supremo 4274, del 4 de marzo de 2020, que autoriza la compra directa de equipos para la atención de la emergencia sanitaria.

E Ministerio de Salud ratificó que su política, en esta etapa de la epidemia en Bolivia, es fortalecer la capacidad resolutiva en establecimientos de salud de primer y segundo nivel y, para ello, se está dotando del equipo necesario en la atención de pacientes con estado leve y moderado de la enfermedad, a fin de evitar que los pacientes pasen a estados críticos y sean sometidos a terapia intensiva, donde las posibilidades de que sobreviva son menores.

«También se está intensificando la vigilancia comunitaria activa para detectar, lo más temprano posible, casos positivos asintomáticos y contactos, a fin de proceder a las medidas de contención apropiadas. Esta última implica una corresponsabilidad de todos los sectores de la población boliviana», remarcó la cartera de Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *