AGENDA DEL CORONAVIRUS VUELVE A POSTERGAR PROYECTOS DE SERVICIOS BÁSICOS

Las autoridades y representantes sociales volcaron su atención a la pandemia del nuevo coronavirus, dejando en segundo plano proyectos de agua, gas y energía eléctrica.

Es más, la subgobernación de Bermejo habla de incluir una obra de 13 millones de bolivianos para un laboratorio de detención de covid-19, a pesar que existe un Centro Regional de Enfermedades Tropicales (CERETROP), que en el mejor de los casos podría ser fortalecido.

En últimos días se registró la caída del servicio de gas domiciliario, aparentemente otra señal de la decadencia del pozo X-44.

Si bien el ministerio de hidrocarburos instaló un equipo regasificador, este sólo cubre parte de la demanda de Servicios Eléctricos de Tarija (SETAR), es así que el gobierno comprometió continuar negociaciones con la Argentina o la instalación de una planta de gas.

El anhelado proyecto de interconectado que debía iniciar operaciones el pasado mes de marzo y ser entregado en octubre de 2021, no registra avance.

Y finalmente el proyecto de aducción de agua de San Telmo, ejecutado por la subgobernación, con varias observaciones que llevaron a postergar su entrega en varias ocasiones, a la fecha no se habla de cuando dotará de agua la empresa municipal (EMAAB).

“Son proyectos que debemos volver a reactivar con las autoridades”, señala a Fides el presidente del comité cívico William Carrizo.

Bermejo es pasible a una nueva crisis de servicios básicos en corto plazo, por los problemas que se registran hace bastante tiempo.

Si bien en estos momentos no se registran problemas relevantes, se debe tomar en cuenta la baja demanda de los usuarios, durante la cuarentena se redujo hasta en un 85% la venta del GNV, el clima ayuda al menor consumo eléctrico, incluso la empresa está operando sin el uso de la turbina kv-7.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *