MÁS DE 30 TRABAJADORES DE SALUD LUCHAN PARA VENCER EL COVID-19 EN YACUIBA

Médicos, enfermeras, personal de servicio y administrativo, tanto del hospital Rubén Zelaya como del Fray Quebracho y la Red de Salud de Yacuiba, se encuentran recibiendo tratamiento y esperan vencer pronto el COVID-19, enfermedad que contrajeron en el cumplimiento de su trabajo.

Hasta ahora, al menos 25 trabajadores, entre personal médico, enfermeras, de servicio y administrativo del hospital Rubén Zelaya, además de otros 5 profesionales de la Unidad COVID-19 del Fray Quebracho, dieron positivo a COVID-19.

A ellos se suma el coordinador de la Red de Salud que también dio positivo y, aunque no fue informado de manera oficial, no sería el único caso dentro de esta entidad.

Al respecto, el director del hospital Rubén Zelaya, Dr. Oscar Aliaga, señaló que la situación en el nosocomio es compleja y bastante crítica, a raíz de las bajas registradas en el personal a causa de la pandemia.

“Muchos compañeros de trabajo afectados por la enfermedad, han sido dados de baja y como nosotros no tenemos el recurso humano suficiente, resulta complicado darle la funcionalidad como corresponde a cada uno de los servicios. En estos últimos días tenemos el problema que, tanto de Yacuiba como del municipio de Caraparí, nos llegan pacientes con alta sospecha de ser portadores del coronavirus que no los podemos manejar en el hospital por la complejidad, y el Fray Quebracho nos pide que tienen que ser positivos confirmados para poder referirlos”; indicó Aliaga.

En ese contexto, remarcó que al no tener en el hospital Rubén Zelaya las condiciones necesarias para la internación de pacientes sospechosos, se genera un alto riesgo de contagio por el tiempo prolongado de exposición.

“El problema es que tenemos la afluencia de pacientes de otras patologías, no tenemos dónde llevarlos a los sospechosos, entonces están entrando todos por la misma vía, corriendo el riesgo de un mayor contagio; para eso era el asilo de ancianos en El Palmar, para eso era el Fray Quebracho, pero tropezamos con el inconveniente de que tienen que ser positivos para recién llevarlos”, puntualizó el director del Rubén Zelaya.

Aliaga, complementó que debido a la carencia de recurso humano, sumado a las bajas registradas por contagio de coronavirus, la capacidad resolutiva del hospital está por debajo del mínimo, lo que obligó incluso a cerrar el área de infectología, donde se registró la mayor cantidad de personal afectado por la enfermedad.

Por su parte, la responsable de la Unidad COVID-19 del hospital Fray Quebracho, Dra. Claudia Orozco, lamentó que hasta ahora se continúen con las deficiencias en el manejo de la pandemia, debido a la falta de organización que está demostrando el hospital Rubén Zelaya, la cual vine arrastrando incluso antes de la emergencia sanitaria.

“El Fray Quebracho no es un hospital de tercer nivel, es una Unidad de hospitalización transitoria tipo tres con una terapia intermedia, que pese a tener los equipos para terapia intensiva no podemos hacerlo por la carencia de especialistas. Lamentablemente el Rubén Zelaya ya nos ha pasado pacientes, según ellos, altamente sospechosos de COVID-19 que dieron negativo a las pruebas PCR”, manifestó Orozco.

Asimismo, enfatizó que los decesos registrados en la Unidad COVID-19, no eran pacientes que hubieran estado internados en el Fray Quebracho, sino que llegaron ya en estado crítico.

“Son pacientes que llegaron críticos derivados del Rubén Zelaya, son pacientes que llegaron críticos de tratamientos domiciliarios mal llevados, también está el caso del paciente de Caraparí que fue derivado en primera instancia al Rubén Zelaya y luego referido al Fray Quebracho en estado crítico”, acotó.

Finalmente, Orozco, confirmó que tuvieron que reorganizar el trabajo del personal en el Fray Quebracho, ante la baja obligada de 5 integrantes del equipo médico por contagio de COVID-19.

“No puede ser que nos sigan echando tierra al trabajo que venimos haciendo y que cada actor de esta emergencia sanitaria en el municipio no asuma su responsabilidad como debe ser; yo también tengo bajas en mi personal y hemos reorganizado los servicios en función a lo que tenemos (…) en el Rubén Zelaya tienen que reorganizarse y dar soporte a sus pacientes sospechosos, no puedo decir tengo una baja y cierro el servicio, eso sería irresponsable”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *