CHILE ACUSA A BOLIVIA DE QUERER “MINIMIZAR” EL FALLO DE NO APORTAR RESPUESTAS “COHERENTES” EN LA HAYA

Chile considera que Bolivia pretende “minimizar” un posible fallo que emita la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en el litigio por las aguas del Silala, según se argumentó este lunes, en una nueva jornada de los alegatos orales en La Haya.

“En el contexto específico de las relaciones entre Chile y Bolivia, este tipo de diferendo entraña una posibilidad probada de agravamiento y, por lo tanto, un fallo de la Corte Internacional de Justicia debiera ser bienvenido, no evitado ni minimizado como parece querer Bolivia”, señaló Ximena Fuentes, agente de la vecina nación

El equipo de la representación chilena insistió en su planteamiento, relacionado al reconocimiento de su derecho de hacer uso razonable y equitativo del caudal, señalando que la representación nacional no aporta respuestas “coherentes” al tema en cuestión.

“El río es un curso de agua internacional cuyo uso se rige por el derecho internacional consuetudinario (…) Bolivia no aporta una respuesta coherente a las cuestiones suscitadas”, manifestó Fuentes.

El viernes 1 de abril tuvo lugar la primera jornada de alegatos con las exposiciones de la parte chilena y este lunes se desarrolló la segunda ronda de alegatos orales de Chile. El miércoles 13 será la segunda ronda de alegatos orales de Bolivia, incluidas las contrademandas y finalmente el jueves 14 será la última sesión de alegatos orales y respuesta de Chile a las contrademandas de Bolivia.

La abogada Laurence Boisson de Chazournes, afirmó que “la solicitud de Chile de que se reconozca que los usos actuales de las aguas del Silala se ajuste al principio de utilización equitativa y razonable, no prejuzga en modo alguno los usos futuros de las aguas del Silala por parte de Bolivia”.

“La solicitud de Chile se basa en el reconocimiento de su derecho al uso equitativo y razonable de las aguas del Silala y Chile ha dejado muy claro que Bolivia también goza de ese derecho”, expuso.

Fuentes recordó el conflicto por el Lauca, que en 1962 motivó el quiebre de las relaciones diplomáticas entre Santiago y La Paz. También detalló que ambos países comparten 16 cursos de agua, principalmente en la zona de Atacama, caracterizada por su aridez, y dijo que, pese a ello, “la cooperación no ha sido fácil”, de acuerdo al reporte de La Tercera.

Via: El Deber

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.