ANAPO RECHAZA ACUSACIONES DE INCUMPLIMIENTO EN LA PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS

La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) rechazó las acusaciones del Gobierno de que los productores no están cumpliendo con su compromiso de producir alimentos y ratificó que la escasez de maíz “es real” y que se debe a la sequía en las campañas de invierno 2021 y de verano 2021/2022, así como a la falta de acceso a la biotecnología y la competencia desleal causada por el contrabando de maíz genéticamente mejorado.

“Los productores no especulamos con el hambre de las familias bolivianas y más bien contribuimos con nuestra producción de granos a asegurar los alimentos esenciales de la canasta familiar, como es el pollo, el cerdo, la carne de res, la leche, los huevos, entre otros”, aseguró la institución en un comunicado difundido en medios de prensa.

El pronunciamiento de uno de los principales sectores de producción agrícola del país se conoce luego de que el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales, advirtiera con revertir las tierras que no garanticen la provisión de alimentos para la población y que no cumplan la función económica y social.

“Se debe garantizar la seguridad alimentaria. Nuestra lealtad está con el pueblo boliviano y no con los empresarios, que solo piensan en sus bolsillos. Ellos son los desleales, por eso, tierra que no cumpla con la FES, pasará a manos del Estado”, remarcó la autoridad el pasado domingo.

Al respecto, Anapo sostuvo: “El Gobierno debe consolidar la seguridad jurídica sobre la tenencia de la tierra de los productores que producimos alimento para Bolivia. No consideramos que la amenaza sobre el principal medio de producción del sector -la tierra- sea el mejor incentivo para promover la producción; por el contrario, genera incertidumbre para aumentar la producción de alimentos, en un escenario en el que lo que más se necesita es promover las inversiones productivas”.

La institución indicó que los productores pequeños, medianos y grandes del departamento de Santa Cruz producen trigo, maíz, sorgo, soya, chía y girasol con el objetivo de abastecer el mercado interno y generar excedentes para la exportación, contribuyendo así a la reactivación económica del país y a la sustitución de importaciones.

«Nuestro sector es el tercer rubro de mayor importancia productiva y económica en Bolivia, después de los hidrocarburos y minerales», afirmó el Directorio de Anapo.

«Anualmente, producimos aproximadamente 4,7 millones de toneladas de granos y oleaginosas, que constituyen un insumo importante para la producción de las principales cadenas alimenticias del país, como son la avícola, porcina, lechera y de ganadería», destacó la institución, que propuso al Gobierno unificar esfuerzos para consolidar una agenda productiva que evite que los hogares bolivianos sufran escasez de los principales productos de la canasta alimentaria, así como para crear más fuentes de empleo e incrementar las exportaciones.

Via: El Deber

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.