CAROLINA RIBERA DENUNCIA QUE DOS JUECES «APLAZADOS» Y SIN CARRERA JUDICIAL «FUERON PUESTOS» PARA CONDENAR A JEANINE ÁÑEZ

Carolina Ribera, hija de Jeanine Áñez, denunció que dos de los tres jueces que integran el Tribunal Primero de Sentencia Anticorrupción, que se encarga del caso golpe de Estado II contra la expresidenta y los exjefes militares, no tienen carrera judicial y «fueron puestos» solo para sentenciar a su madre.

«Los dos jueces, Marco Antonio Vargas y Rocío Lupe Zabala, que estaban aplazados y no les daba para llegar a ser juez fueron posesionados el 18 de enero después de la acusación de mi madre. Fueron posesionados solamente para que lleven este proceso contra Jeanine Áñez con la instrucción de que sea condenada», dijo Ribera.

El Ministerio Público presentó la acusación formal contra Áñez el 30 de noviembre de 2021. Los delitos por los que se la enjuicia son resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes e incumplimiento de deberes, que tienen una pena de un mes a dos años de prisión.

En la audiencia del lunes, 6 de junio, la defensa de la exmandataria solicitó la suspensión del juicio hasta que el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) responda a la queja al rechazo de la acción de inconstitucionalidad concreta.

Este recurso pide que se declare como inconstitucional los artículos 153 y 154 del Código Penal, referidas al incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, por ser delitos genéricos de imposible aplicación.

El presidente del Tribunal Primero de Sentencia Anticorrupción de La Paz, Germán Ramos, fue el único disidente y argumentó que antes de retomar el juicio era pertinente que el TCP responda a la acusada en respeto del debido proceso.

Sin embargo, ante los dos votos contrarios de Vargas y Zabala se decidió continuar con el juicio que se reanudará a las 14.000 de hoy martes. Según Ribera, el juez Ramos es la única autoridad que tiene carrera judicial. 

Sobre el impedimento a Jeanine Añez de asistir de forma presencial al juicio, los familiares manifestaron que no es la primera vez que le niegan sus derechos durante el proceso.

«Entiendo el apuro que tendrán por sentenciarme; sin embargo es poco considerado someterme a cansadoras horas porque mi salud no lo permite», dijo este martes Jeanine Áñez durante la audiencia en la que buscaba el cese de su detención preventiva.

Via: El Deber

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.