“SE GASTAN ENERGÍAS Y RECURSOS EN PELEAR CONTRA FANTASMAS”, AFIRMA DORIA MEDINA SOBRE EL CASO GOLPE I

El empresario Samuel Doria Medina anunció, este viernes, 1 de julio, que se presentará a declarar en la Fiscalía el próximo 6 de julio en el marco de las investigaciones del caso Golpe I que está vinculado con la crisis política de 2019.

“El miércoles 6 de julio, a las 15:00 horas, declararé ante la Fiscalía por un caso que no tendría que existir (Golpe I). Se gastan energías y recursos en pelear contra fantasmas, cuando el país necesita tanto trabajo contra la corrupción y el narcotráfico”, escribió en su cuenta en Twitter.

El empresario y excandidato a la vicepresidencia está incluido en la lista de testigos en el proceso que se ha reanudado en los últimos días. Anteriormente, Doria Medina manifestó que este juicio era un acto innecesario y erróneo, ya que no existía delito.

“En noviembre de 2019 no se produjo ningún golpe de Estado, ninguna conspiración contra el gobierno. Este proceso está impulsado por el partido en el poder para perseguir a la oposición, que entonces hizo uso de sus derechos constitucionales a la protesta y la libre expresión”, dijo.

Doria Medina está en Estados Unidos donde cumple un tratamiento para el cáncer de vejiga que padece. Fue llamado por el Ministerio Público para que declare el jueves 30 de junio, pero no lo hizo por estar ausente.

Los fiscales habían pegado la citación a Doria Medina en su domicilio, ubicado en la ciudad de La Paz, el miércoles 29 de junio de 2022, para que se presente el jueves 30 de junio para dar declaración informativa en calidad de testigo.

Ricardo Paz

Esta semana Ricardo Paz Ballivián, asesor de Carlos Mesa, prestó su declaración y ofreció dos datos a la Fiscalía: el primero, que el MAS, a través del entonces ministro Manuel Canelas, pidió a la Iglesia y a la Unión Europea que propicien el diálogo de pacificación del país tras la renuncia y salida de Bolivia del entonces presidente Evo Morales, el 10 de noviembre de 2019.

El segundo, que la titular del Senado, Adriana Salvatierra, y la segunda vicepresidenta de Diputados, Susana Rivero, ambas del MAS, participaron de los encuentros realizados en la Universidad Católica y rechazaron asumir la Presidencia.

Además, estuvieron de acuerdo con la posesión de Jeanine Áñez, quien fue sentenciada a 10 de cárcel, pero un segundo caso que contempló cargos por incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la ley.

El llamado caso Golpe I tiene que ver con delitos de terrorismo y sedición, dos figuras penales que ya no están vigentes, por la forma en la que Áñez asumió el poder tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia.

El activista David Inca hizo notar que ninguno de estos dos casos se contempla el tema de las masacres de Sacaba y Senkata. Lamentó la manera en la que la Justicia priorizó casos bajo motivaciones políticas.

Via: El Deber

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.