TITULAR DE LA PRESIDENCIA CRITICA PARO VIOLENTO Y AFIRMA QUE HAY UNA SANTA CRUZ QUE SE MUEVE POR AMOR Y NO QUIERE UN FUTURO LEJOS DE BOLIVIA

 La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, afirmó este viernes que el paro indefinido que se cumple en Santa Cruz desde hace 35 días nunca fue pacífico y que ejerció violencia para imponerse, pero expresó su convencimiento de que hay otra “Santa Cruz que se mueve por el amor” y “no quiere un futuro lejos de Bolivia”.

“Lo dijimos desde el primer día que (el paro indefinido) de pacífico y voluntario no tenía nada y los retamos a ver que el paro no se cumpliría si no era ejerciendo violencia en las calles, sino era forzando, sino era impidiendo el paso de los hermanos y hermanas que querían trabajar”, dijo Prada durante una concentración en la plaza Murillo por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Como evidencia, hizo un recuento de los actos de violencia y vulneración a los derechos humanos en la ciudad de Santa Cruz, donde se centra la medida de presión, pero también en las provincias con agresiones, por ejemplo, al pueblo indígena Ayoreo al que incluso se amenazó con desalojarlo de la Provincia Ñuflo de Chávez.

Y es que el paro indefinido, que se inició el 22 de octubre con la exigencia de realizar el Censo de Población y Vivienda el año 2023, sin ningún respaldo técnico, y que pasó a exigir una ley sobre la distribución de los ingresos por coparticipación y la asignación de escaños, registró al menos cuatro personas fallecidas, cientos de violaciones a los derechos humanos y pérdidas económicas por más de $us 1.000 millones.

Para imponer la medida, la dirigencia del Comité Interinstitucional, principalmente el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, amenazo con “muerte civil” a quienes se opusieran al paro que también llevó a la quema de la sede de los campesinos y al asalto a las oficinas de la Central Obrera Departamental de Santa Cruz.

En su afán de conseguir su objetivo, Camacho y Comité Pro Santa Cruz, a través del grupo parapolicial Unión Juvenil Cruceñista, intimidador con amenazas a las autoridades y dirigentes sociales que residen en el departamento oriental.

“No tenemos miedo”, respondió Prada a esas amenazas de los dirigentes cruceños, quienes a pesar de haber admitido que no se puede realizar el Censo el año 2023 y aceptar la propuesta del Gobierno para ejecutar ese trabajo el 23 de marzo de 2024, mantiene el paro indefinido en espera de una ley del Censo.

Y lo hacen pese al pedido de varios sectores de la sociedad cruceña, como la Iglesia Católica, el Colegio de Politólogos de Santa Cruz e incluso el integrante del Comité Interinstitucional, José Luis Santisteban, que sugirieron suspender la medida de presión.

En la ocasión, la ministra pidió no hacerse confundir “con algunas personas que solo siembran odio, violencia y confrontación” en Santa Cruz.

Afirmó que al margen de la dirigencia del Comité Pro Santa Cruz y la Gobernación hay “otra Santa Cruz que se mueve por el amor y no por el odio, que abraza con amor a toda Bolivia, que se cree realmente parte del Estado Plurinacional”.

Dijo que quienes hablan de que a “Santa Cruz no se la quiere”, tienen “mentes estrechas”. Señaló que ella sintió el amor de los bolivianos “en todos los rincones del país”.

“Nosotros, el pueblo, no queremos un futuro lejos de Bolivia (…) Santa Cruz es Bolivia y Bolivia es Santa Cruz”, enfatizó Prada.

Via: ABI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *